A veces oímos historias y no entendemos como puede darse tanta importancia a las mismas. Lo que para algunas personas es de vital relevancia para otras es incomprensible, algo maravilloso puede resultar totalmente frívolo dependiendo de quien este delante. 

Cierto es que con las tradiciones y los valores no hay forma de competir, todo lo que haya sido vivido desde la niñez de una manera positiva queda en tus raíces arraigado para siempre en el fondo de tu corazón.

Hace tiempo, ya hace algunos años que emigré fuera de mi tierra, cambié de lugar para vivir lejos de ella pero no cambié los sentimientos y ganas que sin duda alguna siguen siendo los mismos que tienen mis paisanos a las tradiciones de nuestra tierra.

Hoy como cada año he vuelto a mi cita. Me encanta. El día amanece, un repicar de campanas avisan de lo que acontece, ¿Cómo describir mi sentir? Inexplicable emoción que recorre mi ser, alegría desbordada, sentimientos encontrados desde la infancia…

¡Cuánto sentir! Y todo por un minuto, un solo minuto, contén la respiración, no pestañees, sin moverte por si al hacerlo pasa ella… ahí viene “La Aurora”, al otro lado su hijo “El Resucitado”, el que ella creía muerto, ya se han visto, se están tocando, que sentimiento, que alegría, como hemos sentido todos los villanovenses.

Desde la primera vez que vi “La Carrerita” cada año por un minuto se me para el corazón. Es “La Carrerita”. Es mi pueblo, Villanueva de la Serena.

by: Caty

No te pierdas...

3 comentarios

  1. rosario sanchez on

    desde pequeña yo tambien tengo este sentimiento que creo que solo la gente de este pueblo o ya en los tiempos que estamos gran ciudad sabemos que representa. ORGULLOSA DE VILLANUEVA

Deja un comentario