¿Si todo el mundo está ocupado haciendo de todo como va alguien a especializarse en algo?

Hace ya algún tiempo vi esta frase en un video sobre la perfección y dio pie a muchos debates con mi mejor amigo sobre la formación, la especialización, la toma de decisiones y otras cuestiones con las que nosotros lograríamos un mundo infinitamente mejor. No voy a aburriros porque son horas de informes y charlas TED, sólo un pequeño resumen de nuestras conclusiones: encuentra algo que te guste y dedica a ello cada día.

Así que, cuando me encuentro a gente que pone en práctica nuestras mismas conclusiones, gente a la que no le ha temblado el pulso al poner su mundo del revés hasta encontrar algo que le apasione, no puedo evitar dedicarles mi mayor expresión de admiración. Así es, exactamente, como me ocurrió con el proyecto de Javier García, que conocí hace muy poco y no del todo convencida.

Llegué al tour de Arte callejero que él encabeza pensando cómo podía durar más de dos horas un tour de graffitis por Madrid, que ni siquiera iba a llegar a Malasaña y cómo podría yo salir corriendo a hacer todo lo que tenía pendiente. Sorpresa para todos… ¡se me hizo corto! Es más, después del tour lo que iba a ser un apretón de manos y un par de preguntas fue casi una hora de café con leche y mucha energía positiva.

Últimamente, por mi trabajo, he conocido a mucha gente que se dedica a muchas cosas y os puedo asegurar que Javier tiene formación y educación suficiente para desempeñar cualquier profesión. Profesor titulado, con varios años de experiencia en el extranjero, que cambie de sector para dedicarse a lo que más le gusta, hacer de ello su trabajo y convertirse en incansable emprendedor demuestra lo que mi mejor amigo y yo sabíamos: tiene que emocionarte lo que haces para ser el mejor.

Renunció a un trabajo estable y a un sueldo fijo para dedicarse a educar a todo el se une a su tour con sus modales callejeros. Para descubrirnos por qué es arte pintar con un spray en la calle y cuánto hablan estos garabatos de los seres humanos.

Pocos saben cuánto te ayuda a triunfar dedicarte a lo que más te gusta. El impulso de ir un paso más allá lo manda siempre el corazón. Hay que aprender a tener confianza y pasarlo mal cuando vengan tiempos difíciles y aprender a disfrutar de del éxito que es fugaz y efímero.

De la misma forma que hay que aprender que en Madrid el impulsor del graffiti fue un tal Muelle, con cuya firma se han cruzado todos los peatones de la ciudad. Hay muchas historias detrás de cada graffiti. Durante la movida madrileña, Muelle fue el equivalente ochentero a lo que hoy llamamos influencer, la policía le detuvo en una ocasión y antes de llevarle a comisaría le pidió un autógrafo. Incluso Arturo Pérez Reverte habla de èl en uno de sus libros. Y para mí sorpresa, durante las más de dos horas de tour, así se fueron sucediendo unas vidas de graffiteros detrás de otras.

No es que de repente haya sentido la llamada del arte callejero y quiera dedicarme pintar cada pared que me encuentre pero sí admito que últimamente Madrid me ha sorprendido con su arte y sus colores. Saber que en un día cualquiera puedes encontrar estas sorpresas, que se van a cruzar en tu camino personas que transmiten ganas de vivir, que creen en lo que hacen y transmiten tanto amor hacia una profesión que ellos mismos se han creado, es lo que nos tiene que levantar del sofá señores. ¡Hay que abrir los ojos, los labios y comernos la ciudad!

Para todos los sentidos: cooltourspain

No te pierdas...

2 comentarios

  1. Me encanta Madrid, sus calles, su gente, su olor…. Y encima estas pequeñas grandes cosas son las que hacen ver la ciudad diferente!

Deja un comentario