Mucho ha llovido ya desde que en 1880 se creará el primer futbolín patentado por un español de origen gallego. Hablar de futbolín es sinónimo de diversión, piques y buenos momentos junto con amigos o familiares. Después de muchos años desde la invención de futbolín la evolución y el desarrollo del mismo también se ha visto afectada hasta los días actuales en los que vivimos. Hoy os presentamos un futbolín que nos trae los italianos Teckell donde la belleza y la tradicción de jugar al futbolín se fusionan de manera fascinante. Una edicción limitada donde el modelo cristalino con terminaciones en oro lo hace sublime.

 

Creado con tecnología de vanguardia y manos expertas de artesanos italianos que perfeccionan cada detalle para una obra de arte única y exclusiva. Al campo de juego en cristal laminado hay que añadirle los fantástico muñecos fabricados en aluminio, un equipo en placa de oro de 24k y otro en níquel oscuro. Las porterías no iban a ser menos con un cuidadoso diseño en acero inoxidable pulido junto con sus redes hechas a mano. Las manijas en un latón cromado brillante hace que con solo verlas estes deseando jugar.

Y es que otro punto que no podemos dejar de un lado es el efecto decorativo que causa sensación con solo mirarlo. Esta edición limitada de 50 unidades estará al alcance de unos pocos, pero lo que si te aseguraras será elegancia en el salón compaginada con diversión futbolera.

 

No te pierdas...

Deja un comentario